Conseguir un vientre plano y un abdomen marcado, es uno de nuestros principales sueños, y cada veranos nos esforzamos en conseguirlo. Para lograrlo es importante trabajarlo mediante abdominales. En este artículo vamos a explicar dos tipos diferenciados de abdominales para que podáis elegir aquellos que mejor se adapten a tu condición física, objetivos y necesidades. Vamos allá…

Es cierto que los abdominales ayudan a quemar la grasa, aunque tenemos que decir que nuestro objetivo nunca se conseguirá si no se lleva una alimentación adecuada y si no se realizan en nuestra rutina, ejercicios aeróbicos para eliminar la grasa que tenemos almacenada en nuestro vientre.

Si ya te has puesto manos a la obra y has empezado los entrenamiento aeróbicos y mantienes una dieta equilibrada y saludable, es importante conocer un poco más sobre los tipos de abdominales que te ayudaran a conseguir tu objetivo:

Las abdominales convencionales

Son los de toda la vida, ejercicios en los que elevamos el tronco o las piernas mediante la contracción muscular abdominal. Generalmente podemos utilizar nuestro peso corporal o usar cargas para tener un mejor resultado y llegar a nuestro objetivo. Este tipo de abdominales son los que están incluidos en casi el 100% de las rutinas de entrenamiento, convirtiéndose en habituales o convencionales.

Lo que se consigue con los abdominales convencionales es fortalecer los músculos más externos de la pared abdominal. Después de un tiempo de ser constantes con este entrenamiento conseguiremos una buena hipertrofia en la zona que hace que el abdomen sea proyectado hacia afuera. Aunque estos no crearan un efecto de vientre plano, sino que ocasionan lo contrario. Razón por la que es importante que mezclemos este tipo de abdominales con los que son conocidos como hipopresivos.

Abdominales hipopresivos

Los abdominales hipopresivos consisten en trabajar las paredes internas de la pared abdominal, como el músculo trasverso, el cual hace que la zona abdominal esté más contraída ocasionado que el perímetro de la cintra disminuya. Este tipo de abdominales se realizan obligando a nuestro abdomen a plegarse hacia dentro, de forma que sean los músculos internos los que más se trabajan y en los que se concentre toda la tensión.

Así es, con los abdominales hipopresivos conseguiremos tensar los músculos internos del abdomen, logrando una mejor situación general de dicha zona del cuerpo, ya que todos los órganos internos se mantendrán en su sitio, haciendo que el perímetro de la cintura disminuya, evitando que los abdominales se proyecten hacia afuera. Es por esto que la combinación de ambos tipos de abdominales es lo mejor que podemos hacer al momento de entrenar con el objetivo de conseguir un vientre plano y marcado.

En los próximos días os iremos subiendo ejercicios abdominales para que vayáis poniendo a tono vuestro abdomen.

¡Hasta la Próxima!

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

7 + 3 =