Vale que sí, que este ejercicio se ha llamado de las dos formas, tanto remo al mentón o al cuello, o vertical. Pero yo prefiero llamarlo vertical, porque no incita a ejecutarlo tal y como las viejas nomenclaturas indica.


Porque aunque no lo creas, NO hace falta llevar la barra hasta el cuello, con los codos hacia arriba e intentando dejar las muñecas a la altura de la barbilla poniendo la cara de Leperchaum (por cierto esa película,de chico, me daba un susto brutal, adjunto foto1 en comentarios).

12391430_933709720045200_1966683155721657027_n

Para más inri se solía ejecutar con un agarre estrecho, por norma general se prescribía señalando una separación de un puño entre mano y mano. Así estaba la cosa en otros tiempos donde no existía las camisetas del Decathlon y hablar de grados, ángulos, rangos articulares y palancas eran magufadas, que no servían para ponerte “fuerte”.

¿Entonces cómo se debe de hacer este ejercicio?

Ay alma de cántaro, si tuvieras un Personal Trainer como yo, lo sabrías, pero como soy generoso y en estas fechas más aún. Os lo diré como regalo preventivo en vuestro entrenamiento de hombros:

El agarre ha de ser ancho os lo he señalado con dos flechas en la foto principal, y he marcado con una línea intermitente el rango tope de abducción unos 90º, aunque lo seguro son 70º para que no te ganes a base de “remos al pescuezo” un inflamación en los manguitos rotadores o un atrapamiento subacromial. —Y si estas en fase de rehabilitación olvídate de este ejercicio o si tienes tendencia a tendiditis mi consejo sería eliminarlo de la planificación y buscaría otra alternativa para trabajar trapecio y deltoide—.

Esteban Valente: Nutricionista y Personal Trainer

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

+ 2 = 10