Cuando ingerimos alimento, el flujo sanguíneo se redistribuye y gran parte de la sangre disponible pasa a la zona abdominal junto al intestino para estar preparada para recibir los nutrientes procedentes de los alimentos.

Más »