Todos sabemos que el desayuno, es una de las comidas más importantes del día, ya que es la que nos activará el organismo después de las horas de sueño y nos va a proporcionar la energía que necesitamos para afrontar el día. Pero debido a nuestro día a día, muchos de nosotros, desayunamos de manera incorrecta. Por eso hoy te traemos las pautas que debes seguir para evitar estos errores a la hora del desayuno.

  1. No desayunar.  Como ya hemos comentado, el desayuno es una de las comidas más importantes del día y, si por prisas o por falta de hambre nos lo saltamos, estaremos privando a nuestro cuerpo de la energía necesaria para activar nuestro metabolismo.
    Consecuencia: Nos notaremos más fatigados y deprimidos.
  2. Desayunar sólo un zumo. Si se hace por adelgazar, estamos cometiendo un grave error, ya que los zumos de fruta aumentan la glucosa en sangre, por lo que al rato sentiremos sensación de hambre y no habremos ganado nada.
    Consejo: Si quieres tomar fruta por la mañana, mejor toma alguna pieza troceada.
  3. Desayunar sólo café o té. Con las prisas a veces salimos de casa simplemente con un café o un té en el cuerpo. Pero éstos contienen niveles altos de cafeína, que es diurética y bastante deshidratante.
    Sabías que: por cada taza de café o té que tomemos, nuestro cuerpo expulsará el doble de cantidad de agua.
    Consejo: es aconsejable tomar un vaso de agua tibia con unas gotas de limón al despertarse para evitar una posible deshidratación.
  4. Que nuestro desayuno contenga un exceso de carbohidratos. Desayunar pan tostado o bollería industrial, ricos en carbohidratos, también va aumentar la glucosa en nuestra sangre. Así que a en poco tiempo podemos volver a tener hambre.
    Consejo: Si añadimos a nuestro desayuno una pieza de fruta y un yogurt con muesli, esta comida estará mucho más equilibrada y nos ayudará mejor a afrontar el comienzo del día.
  5. No excederse con las galletas. En el mercado hay muchísima variedad de galletas con una pinta increíble y a las que nos puede resultar difícil resistirnos. Sin embargo debemos tener cuidado porque la mayoría contienen altas cantidades de azúcar, lo que nos puede desequilibrar la dieta.
    Consejo: Si te gustan las galletas, echa un ojo a la tabla nutricional del envase para no pasarse en las cantidades diarias recomendadas. Tenemos muchísimas opciones saludables, como las galletas de cereales (por ejemplo avena).

www.nutriplanet.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

38 − 36 =