1. Consume alimentos energéticos como cereales y tubérculos para conseguir cubrir tus necesidades. Arroz, maíz, trigo o patata son básicos en tu dieta. Siempre que puedas consume los cereales integrales.


2. Eleva el aporte proteico de tu dieta. Para conseguirlo las legumbres son la clave, combínalas con cereales para obtener una proteína de buena calidad. Descubre la proteína de soja o guisante para tu recuperación post-entrenamiento.

3. Cuida el aporte de nutrientes realizando una dieta rica y variada. Las frutas y verduras con colores llamativos consiguen un aporte extra de antioxidantes, vitaminas y minerales.

4. Si sigues una dieta ovolacto-vegetariana, la clara de huevo y las proteínas de suero y caseína son la fuente perfecta de aminoácidos esenciales.

5. Frutos secos: fuente de energía, proteínas y micronutrientes, fáciles de llevar a cualquier sitio y deliciosos.

6. Puede ser adecuado tomar algún tipo de suplemento que garantice tus necesidades de vitaminas y minerales, en especial el hierro y la vitamina B12. También es posible que debas considerar un refuerzo de ácidos grasos omega 3.

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

+ 74 = 79