Es aconsejable, además de conocer aquellos alimentos que son más o menos saludables para nosotros, tener una orientación sobre la distribución de los mismos durante el día.

por-que-lo-llaman-cuidarse-cuando-se-refieren-a-pasar-hambre

El aporte energético-calórico del desayuno-almuerzo es de gran importancia, ya que nos permitirá lograr un adecuado rendimiento tanto físico como intelectual.

Diversos estudios nos recomiendan que al menos, realicemos 5 comidas al día, y sobre la distribución de las calorías a lo largo del día aconsejan que: 10-15% EN EL DESAYUNO 10% EN EL ALMUERZO 40% EN LA COMIDA DEL MEDIODÍA 10% EN LA MERIENDA 25-30% EN LA CENA DESAYUNO Y ALMUERZO El aporte energético-calórico del desayuno-almuerzo es de gran importancia, ya que nos permitirá lograr un adecuado rendimiento tanto físico como intelectual, en las tareas diarias, trabajo, entrenamiento, etc. Desayunar y almorzar no es solamente tomarnos un café, Un desayuno-almuerzo debe ser completo y en él deben estar presentes los: Hidratos de Carbono, Proteínas, Vitaminas e incluso las Grasas y/o azúcares. Un buen desayuno contribuye a: – Conseguir unos aportes nutricionales más adecuados – Equilibrar las ingestas y controlar nuestra saciedad. – Contribuye a la prevención de la obesidad (Según han demostrado varios estudios) – Mejora el rendimiento intelectual, físico y la actitud. COMIDA Para alcanzar un estado de nutrición óptimo, es necesario aportar a nuestro organismo una amplia variedad de alimentos siendo conveniente incorporar en la comida alimentos de los diferentes grupos. Algunas combinaciones equilibradas de platos pueden ser:

  • ENSALADA DE ARROZ INTEGRAL + PECHUGA DE POLLO A LA PLANCHA + YOGUR DESNATADO
  • PURÉ DE VERDURAS + SALMÓN CON PATATA AL HORNO + FRUTA 
  • LENTEJAS CON ARROZ Y VERDURAS + HAMBURGUESA DE PAVO A LA PLANCHA + YOGUR DESNATADO 
  • PASTA CON CARNE de TERNERA Y VERDURAS + FRUTA O GELATINA

MERIENDA Y CENA La merienda nos aporta los nutrientes necesarios para continuar con el resto del día y poder completar nuestro aporte diario. Es ideal ir disminuyendo la cantidad de Hidratos de Carbono y Azúcares, y aumentado la de Proteínas. La cena es, generalmente, la última comida del día y debemos procurar consumir aquellos alimentos de los grupos que no hemos tomado en la comida. También es muy recomendable, consumir alimentos fáciles de digerir, como verduras cocidas, sopas, pescados, tortillas o lácteos, para tener un sueño reparador y no realizar una digestión difícil y molesta. Esto, son sólo consejos generales, pero muchas veces es necesario variar el número de comidas diarias. Por ello, os recomiendo que si queréis cuidar vuestra alimentación o llevar un plan nutricional más específico y personal, acudáis a un especialista que os pueda realizar una valoración nutricional y corporal, y os haga la mejor distribución calórica a lo largo del día.

www.nutriplanet.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

6 + 4 =