El índice glucémico (IG) hace referencia a la respuesta en la glucosa sanguínea después de consumir un alimento que contiene carbohidratos comparado con un alimento de referencia durante 2 horas (glucosa o pan blanco), es decir mide el incremento de la glucosa en sangre después de ingerir el alimento.

El índice glucémico de un alimento puede variar por diferentes factores como el tamaño de la molécula o el cocinado del alimento. Otro parámetro importante es la carga glucémica, que tiene en cuenta la cantidad de glúcidos asimilables en la ración de alimento.


No se debe clasificar un alimento como bueno o malo por su IG, sino que deben tenerse en cuenta otros factores como el momento de la ingesta, objetivo que se persigue o la composición en otros nutrientes del alimento, como vitaminas y minerales.

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 + 4 =