Que cada persona tiene una necesidades diferentes y que la dieta debe ser individualizada es algo que todos sabemos, pero esta característica está cobrando matices más amplios en los últimos años gracias al descubrimiento de la genómica nutricional.
El material genético de una persona puede determinar la respuesta del organismo a los distintos nutrientes y predeterminar alteraciones metabólicas o la predisposición a ser más o menos susceptible a determinadas componentes de la dieta. En función del ADN se responde una manera u otra.

Así mismo los nutrientes y los componentes presentes en los alimentos son capaces de alterar la expresión del ADN y por lo tanto la producción de proteínas que se expresan a partir del material genético. Los alimentos son capaces de modificar la expresión del ADN.

La interacción gen-dieta está todavía en los primeros pasos de su desarrollo pero ya han aparecido empresas que ofrecen “dietas del ADN” que afirman pueden diseñar la dieta personalizada. Por el momento es pronto para poder realizar tales afirmaciones ya que la información científica actual todavía no es completa y aunque se dispone de la tecnología necesaria para realizar análisis genéticos rápi¬dos y fiables, no se dispone de la información necesaria para saber cuál es la dieta más indi¬cada en función del perfil genético.

Pero seguramente en un futuro no muy lejano estas técnicas serán excelentes herramientas para prevenir patologías como la obesidad, el cáncer y promover la salud.

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

75 − 65 =