El ejercicio pone en tensión a nuestro organismo y reta a nuestra mente: claro que tiene riesgo de lesión, pero muchas veces es inferior a lo que algunos piensan, sobre todo, si se hacen las cosas bien, el riesgo se minimiza. Por eso hay que tener claro algunas claves para prevenir lesiones pero hacer ejercicio sin miedos.

Hay que tener claro algunas claves para prevenir lesiones pero hacer ejercicio sin miedos.

Hay que tener claro algunas claves para prevenir lesiones pero hacer ejercicio sin miedos.

  • Hábitos nocivos ¡fuera!: Hacer ejercicio puede ser lesivo. Correr una maratón o terminar un Ironman te puede dejar tocado. Pero no hay que olvidar que muchas más personas enferman y mueren por culpa de hábitos como el alcohol o el tabaco. Si quieres prevenir gran cantidad de enfermerdades, empieza por reducir (mejor eliminar) estos productos de tu día a día.
  • Vida activa: No hace falta que saltes del sofá para correr tu primera maratón sin haberte preparado en condiciones, pero recuerda que el sedentarismo es una verdadera lacra que causa mayor riesgo de enfermedad y muerte. No te vas a hacer un esguince o una rotura de ligamentos por no moverte del sofá, pero tienes más riesgo de diabetes o de un infarto de miocardio.
  • Gimnasio y ejercicio: Más beneficios que riesgos. Es cierto que la actividad física tiene un componente de riesgo. También es cierto que un gran número de problemas se deben a no hacer las cosas bien: entrenar lesionado (algo que debes evitar siempre), no cuidar la técnica o la intensidad, sobreentrenamiento… Sin embargo, haciendo las cosas bien, el riesgo de lesión se reduce notablemente, y los beneficios ganan por goleada a los riesgos.

Gimnasio y entrenamiento: no tan peligrosos como muchos piensan

Hay quien puede pensar que levantar mucho peso o entrenar con bastante intensidad varias veces a la semana puede provocar daños para la salud, con un elevado riesgo de lesión. Sin embargo, haciendo las cosas bien, hay bastantes estudios que demuestran que el gimnasio es un lugar seguro.

Conducir es una de las actividades más peligrosas que hacemos a diario, y muchas veces no prestamos la atención necesaria. Si tampoco prestamos atención al entrenar, está claro que el riesgo de lesión aumenta.

Pero entrenar la musculatura con estímulos intensos, usando peso libre y ejercicios que involucren a grandes grupos musculares es una buena idea para mejorar la salud, solo hay que tener interés por aprender, corregir errores, y consultar las dudas a un profesional que nos guíe y oriente.

La salud tiene un precio, y hay que hacer un cierto esfuerzo y arriesgarse un poco para conseguir la preciada recompensa. Sin embargo, el ejercicio de cualquier tipo, sobre todo si ya hablamos de deporte de competición, llega un momento en el que las exigencias son tan grandes que el riesgo de lesión sí que puede verse aumentado.

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

57 − 53 =