¿Sabías que el cuerpo humano tiene un reloj biológico que marca y determina multitud de sistemas y funciones corporales? Este reloj biológico se regula gracias a pequeños detalles que le indican cuando es de día y cuando es de noche.


Cuidar detalles como no dormir con luces ni la televisión encendidas, no comer copiosamente antes de ir a dormir y procurar no realizar esfuerzos físicos intensos a últimas horas de la tarde ayudan a mantener tu reloj biológico bien sincronizado.

Cuando los ritmos se desajustan aparece la “cronodisrupción”, como ocurre durante el “jet-lag” o por el trabajo por turnos. La cronodisrupción puede tener efectos adversos para la salud y se han relacionado con la obesidad. También puede dificultar las ganancias de masa muscular o la pérdida de peso.

www.nutriplanet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

82 − = 78